Palmeras de Huevo

Un clásico de las meriendas desde que eramos pequeños son las palmeras. Ya tenemos la clásica de chocolate, una más moderna de Ferrero Rocher y ahora es el turno de otro gran clásico. Son las palmeras de huevo y vamos a aprender a hacer la crema de huevo y el glaseado que la recubre, ya que el resto será como las anteriores recetas. ¡Si tienes 1 hora, tienes planes para la merienda con estas palmeras de huevo!
1 hora
fácil

Ingredientes

  • 215 gramos de huevos
  • 245 gramos de azúcar
  • 15 gramos de maizena
  • 80 mililitros de agua
  • 1 planchas de hojaldre
  • 30 gramos de mantequilla
  • 100 gramos de azúcar glas
  • 1 cucharadas de agua

Preparación

Para la crema de huevo

PASO 1

Lo primero que vamos a hacer es batir levemente 215 gramos de huevos (unos 3 huevos) y lo unimos con 80 mililitros de agua . Depsués mezclamos 15 gramos de maizena y 215 gramos de azúcar y lo añadimos al huevo. Lo movemos todo y lo ponemos en un cazo al fuego.

PASO 2

Ve removiendo constantemente con una varilla de mano unos 10 minutos, hasta que espese, primero a fuego medio y luego a fuego lento.

PASO 3

Una vez lista, pasa la crema a un bol y remueve para que se enfríe más rápido. Reservamos mientras se enfría porque hasta entonces no la podremos usar, y pasamos a la siguiente preparación.

Preparación 2

PASO 1

Precalentamos el horno a 200 grados centígrados.

PASO 2

Extiende 1 planchas de hojaldre y verás como queda marcado el centro por un pliegue.

PASO 3

Espolvorea 30 gramos de azúcar (o al gusto) por el hojaldre y después enrolla uno de los extremos hasta llegar al centro. Repite la operación con el otro extremo.

PASO 4

Cortamos en rodajas de un centímetro de grosor aproximadamente y las ponemos en una bandeja de horno forrada con papel vegetal.

PASO 5

Horneamos en el horno previamente calentado hasta que estén doradas, unos 15 minutos aproximadamente. Una vez salgan y se enfríen, podremos ponerle la crema de yema por encima.

Preparación 3

PASO 1

En un cazo al fuego, derretimos 30 gramos de mantequilla y le añadimos 100 gramos de azúcar glas y 1 cucharadas de agua . Remueve todo y el resultado debe de ser una pasta espesa y de color blanco. Si no te ha espesado bien, añade algo más de azúcar.

PASO 2

Con una brochita pintamos con el glaseado la crema de yema y dejamos que se ponga dura antes de servir.