Tarta helada de piña

Fresquita tarta, para las calurosas tardes de verano, aunque se puede comer en cualquier fecha. Fácil de elaborar y sin horno ni micro. Como ingrediente principal la nata, piña y galletas, toda una delicia para el paladar. Solo tendremos que batir todo y al congelador, así de sencilla y buena. Postre ideal para tomar en familia y amigos.
30 minutos
fácil

Ingredientes

  • 1 lata grande de piña en almibar
  • 7 cucharadas de azúcar
  • 200 mililitros de nata para montar
  • 300 gramos de quesos frescos de untar
  • 250 gramos de galletas maria

Preparación

PASO 1

Triturar 1 lata grande de piña en almibar, (de un bote grande apartamos 2 rodajas).

PASO 2

Montar 200 mililitros de nata para montar. Cuando este casi montada añadimos 7 cucharadas de azúcar, 300 gramos de quesos frescos de untar y la piña anterior triturada. Reservamos en frio.

PASO 3

Montamos la tarta, pondremos una capa de galletas, bañadas en el jugo de la piña, una capa de crema y así sucesivamente, terminando con la galleta.

PASO 4

Guardar en congelador al menos 2 horas. Desmoldar y adornar con 2 rodajas de piñas.